La estructura del poder mundial

Somos dominados por un grupo de personas relativamente pequeño que entiende los procesos mentales y los patrones sociales de las masas… la propaganda es el brazo ejecutivo del gobierno invisible.” -Edward Bernays

Por: Roberto Candelaresi

EL PODER REAL CONCENTRADO EN UNA ÉLITE GLOBAL

Entre 130 y 150 dirigentes de la más alta élite financiera, corporativa, política, académica y de los medios de comunicación del primer mundo (fundamentalmente de EE.UU. y Europa occidental, se reúnen anualmente desde 1954, en el llamado Club Bilderberg. El propósito es discutir y coordinar políticas globales, compatibilizar proyectos de dominación de largo aliento.

Esa “élite” se compone con dueños y directores de los bancos principales y otras corporaciones multinacionales, en la que se incluye por tradición a la alta nobleza europea, sumando rangos superiores de la OTAN y de la inteligencia occidental (CIA, MI16). Su número es representativo de los ultra-ricos del mundo (8) y de aquellos billonarios que suman el 1% de la población, pero poseen el 99% de las riquezas.

Las reuniones, a las que se accede exclusivamente por invitación, es a puertas cerradas, con mucha seguridad y sus conclusiones son secretas. Por tanto, la cobertura periodística es muy escasa. Las fechas de realización son próximas a las de la OTAN, ya que como dijimos, hay miembros de ambos espacios, y se configura así, un intercambio profundo de lo militar, la inteligencia y la cúpula del Poder Financiero.

Originalmente iniciadas en postguerra, a instancias de las oligarquías financieras de los Rothschild y Rockefeller, sumaron a las monarquías británica y holandesa y, su creador, perteneciendo a la inteligencia británica, sumó a la norteamericana por obvias razones de peso y poder.

Hay caras visibles ciertamente (los nombrados, más Bill Gates, George Soros, etc.), pero tal como ocurre siempre con los actores del verdadero poder, suelen estar ocultos tras sus representantes o del mismo poder político, que se debe exteriorizar y formalizarse por lo que estos últimos sí son visibles.

NUEVO SISTEMA POLÍTICO – Concentración de Poderosos, 

¿equivale a conspiración de poderosos?

Si conjeturamos – con muchos fundamentos – que muchas de las acciones globales se aplican en casi todo el mundo (al punto que se replican idénticamente en países distantes, con diversas culturas, como copiadas de “manual”), pergeñadas secretamente por los principales bancos y corporaciones multinacionales, y no se oponen grandes resistencias por parte de los Estados Nacionales [sus conducciones políticas, su clase dirigente asumen (por el motivo que fuera) como propias o las permiten], esto nos habla de lo menguada de la soberanía que pueden ejercer esos mismos Estados. También desnuda que muchos “sistemas democráticos” son formalidades, meras fachadas, en los cuales el poder de decisión estratégico (el que orienta el rumbo o produce -a voluntad– cambios estructurales) virtualmente no existe.

Los métodos que usan son indirectos, pero eficaces. No deben imponerse por la fuerza, porque suscita rechazos y despierta rebeldías. En teoría, deben crear condiciones para que la gente se sienta mal con la situación que vive y pida que alguien lo arregle. Ahí estarán los miembros del Club. 

Si se confirma esta tesis, significa que las principales decisiones se toman en un nivel supranacional y global y posteriormente los Estados simplemente las ejecutan, como si se tratase de un gobierno mundial de facto, controlado realmente por unos pocos grandes bancos globales, mega fondos financieros transnacionales y las dinastías de poder que, desde tiempos inmemoriales, se encuentran detrás de los mismos. Dado ese contexto, estaríamos frente a un sistema plutocrático y oligárquico más que democrático.

Sin embargo, no es un tema que preocupe a sectores masivos de los países. Y esto obedece al control y concentración de los principales medios de comunicación globales: Solocinco (5) grandes empresas de rango global controlan cientos y miles de cadenas de tv, radios, editoriales, diarios, etc. 

En efecto, sumando el control de la comunicación mundial, al control cultural que ejercen, especialmente a través de películas hollywoodenses y series televisivas que distribuyen por todo el mundo, logran moldear y homogenizar muchas mentes y de ese modo; invisibilizan los factores de poder real, y nos inducen a pensar que las cuestiones políticas solo se dirimen a nivel de los gobiernos estaduales electos. [ Ver “Tecnotronic Era” de Zbigniew Brzezinski, miembro del Club].

El PODER, como estructura oligárquica y piramidal, se percibe en todos los ámbitos estratégicos, y por cierto está muy lejos del micropoder liquido (que no llega a ser un contrapoder), que, según el posmodernismo está difuminado por el sinfín de relaciones sociales.

Semejante a la concentración de las corporaciones de la producción audiovisual global, la industria alimenticia es controlada solo por 10 corporaciones. El mercado argentino refleja este fenómeno, pero con menos actores. La coordinación de estrategias de estas megaempresas que posan para el gran público consumidor, como en una eterna competencia, se da porque a su vez, son controladas por el cartel de grandes bancos internacionales dueños de los paquetes accionarios mayoritarios de aquellas.

Los encuentros con el propósito de implementar los proyectos de esa élite financiera, se realizan al menos anualmente, en reuniones de análisis y coordinación, no solo en el Club Bilderberg ya presentado, sino en otros encuentros de bajada de línea política, económica y cultural que auspician la Trilateral Commission, el Council on Foreign Relations, el Royal Institute on International Affairs / Chatham House y el Council of the Americas. Todas entidades con una antigüedad de por lo menos 48 años y hasta un siglo.

Como dato que ratifica la injerencia de los tradicionales banqueros en esas instituciones estratégicas, sus sponsors suelen ser los Rockefeller, Rothschild, Goldman Sachs, Morgan, Warburg, Wallenberg, etc., que acompañan miembros de casas de la antigua nobleza europea (Medici, entre otras).

UN CLUB MUY EXCLUSIVO

Fidel Castro solía hablar de que “Las siniestras camarillas y lobistas de Bilderberg manipulan al público para instalar un Gobierno Mundial que no conoce fronteras y que no rinde cuentas ante nadie, salvo a sí mismo” lo que agrega un poco más de misterio y halo de conspiración a este ente. Lo que nadie puede negar, pese a su cuidada secrecía, es la existencia de sus reuniones de varios días, en las que asisten las personas más poderosas del mundo occidental, pero cuyas resultantes se mantienen en estricta reserva.

Entre sus miembros más distinguidos y representativos de Bilderberg, pasaron David Rockefeller, fundador de este y de otras asociaciones de líderes y poderosos, y patriarca de su dinastía familiar. Petróleo y Bancos. Henry Kissinger, histórico secretario de estado norteamericano, promotor de golpes en el “tercer mundo”, y actual coordinador de los meetings. George Soros, financista y especulador, posee una gran Fundación (Open Society Fundations) madre y contribuyente de tantas otras fundaciones y ONG en América Latina y Europa. Las posturas políticas y económicas que defiende van en tándem con las posturas expresadas en The Economist.

Los presidentes de la RESERVA FEDERAL, instituciónclave por la emisión de dólares y fijar las tasas de interés que son referencia mundial, (con lo que controlan gran parte de la economía global), son miembros y asiduos concurrentes.

Pese a que hace algunos años el Club abrió un gabinete de prensa, sus comunicados son escuetos y formales sin difundir contenidos de lo tratado por agenda. En sus reuniones no existe un acuerdo final ni se emiten declaraciones políticas y todo lo que allí se habla continúa siendo confidencial en grado sumo.

Esto desde el punto de vista democrático es preocupante, no solo porque sus reuniones se mantienen secretas como club elitista que son, sino por la concurrencia de cabezas de estado (presidentes o monarcas), ministros de economía, primeros ministros, etc., todos ellos funcionarios públicos, y como tales, obligados éticamente a difundir lo tratado con nada menos que con empresarios y banqueros más ricos de sus respectivos países. Ya no se trata de proteger el derecho a la intimidad, sino que prima el derecho general de la ciudadanía a saber que hacen o postulan sus funcionarios. Al menos para disipar dudas razonables acerca de la condición del club, como centro de tráfico de influencias y de lobby

A partir de su renuencia a difundir la agenda de tópicos a tratar, parecerían estar por encima de gobiernos y organismos internacionales, ya que el Foro de Davos o las reuniones del G8, que supuestamente son para el mismo propósito, pero con participantes mayoritariamente funcionarios y líderes electos, son abiertas al periodismo.

¿Qué se puede colegir de estas reuniones de poderosos que ocultan las conclusiones de sus “análisis”? Por de pronto, que existe un propósito de coordinar acciones, de acordar una estrategia para seguir sosteniendo su poder y privilegios. Es una inapelable condición humana; la autopreservación y su posición dominante. Pero aún conocidas, sus decisiones de mantener un cierto “Orden” [y por ello su misión es eminentemente POLÍTICA], no serían aceptadas necesariamente por las masas sociales, y mucho menos obedecidas o respetadas. Es por ello, que la metodología empleada, al incorporar anualmente a otras personas poderosas y grandes decisores, tiene como objetivo cooptar voluntades, influir en la cabeza [tener el control] de las instituciones de los principales sectores de la sociedad y, desde ahí, controlar a la masa. 

El fenómeno de la concentración de medios ya apuntado (a todo nivel) del que la Argentina es penosamente un ejemplo extremo, ha asegurado la implantación de la Sociedad del Espectáculo como definen muchos sociólogos; faradulización de contenidos para entretener y frivolizar todo, abundante crónica roja para atemorizar a la ciudadanía y en realidad –mediante discursos y versiones sesgadas–, no informan cabalmente la realidad mundial. Por lo demás, establecen la agenda.

Un caso arquetípico de la desinformación extendida, fue el tratamiento que la prensa “mundial”, es decir las grandes cadenas norteamericanas y europeas, al siniestro atentado a las torres gemelas en 2001, que promovieron conflictos armados, invasiones, atemorizaron a la población con amenazas de armas masivas que nunca existieron, etc. 

Asegurarse el empleo de las fuerzas armadas más poderosas del mundo, para poder acceder a los recursos energéticos sin oposición, parece haber sido la consigna. De hecho, que, a Iraq, le sucedió Afganistán y en el medio, el desastre de Libia. Todo fundado en falacias que los medios concentrados no tuvieron ambages en difundir para sensibilizar al público mundial. 

Ese escenario así creado, de terrorismo infiltrado y desplegado por todo el orbe, sirvió también para reducir o directamente suprimir derechos civiles mediante leyes “protectoras” de emergencia en varios países del primer mundo, pero nada menos que en la cuna de la democracia moderna, como Estados Unidos, que el entonces presidente G. W. Bush luego del atentados del 11 de septiembre, sancionó el “Acta Patriótica” , norma que limita las garantías constitucionales, de las que siempre los yankis estuvieron muy orgullosos. Los mass media justificaron la excepcionalidad, que dura –sin críticas– ¡ya 20 años!

LOS LABORATORIOS DE IDEAS (THINK TANKS) EN EL ROL DE COORDINADORES DE PLANES Y DIFUSORES DE LA IDEOLOGÍA DE LA ÉLITE GLOBAL.

Foto: Vía Global

Con un perfil diferente al del “Club”, y donde predominan miembros intelectuales multidisciplinarios (politólogos, sociólogos, economistas, abogados, etc.) existen otras instituciones formalmente desvinculadas, pero al servicio de, o, con miembros comunes a Bilderberg. De hecho, sus cabezas fundadoras son casi siempre, los prominentes de este último. 

En este orden encontramos LA COMISIÓN TRILATERAL, abocada mas bien ala economía y los negocios, que suma a Japón a la mesa de norteamericanos y europeos (y por ello trilateral). A los intelectuales integrantes, se le agregan representantes de la Banca (Rothschild como caso) en red y corporaciones de poder (Shell, por ejemplo).

Entre los intelectuales destacados que participan en este ámbito, se encuentra el reconocido geo-politólogo profesor Joseph Samuel Nye, Jr., coautor con Robert Keohanedelateoría del neoliberalismo de las relaciones internacionales [interdependencia asimétrica y compleja]. Pionero en lateoría del poder blando (“La seducción siempre es más efectiva que la coacción, y valores como la democracia, derechos humanos y oportunidades individuales son profundamente seductoras”). Y, su popular noción de “poder inteligente” (“la capacidad de combinar hard y soft power para una estrategia vencedora”) ha dejado huella en las administraciones de la Casa Blanca.

 Otro miembro altamente influyente es el politólogo estratega Zbigniew Brzezinski, creador de la idea de financiar (o crear) grupo terroristas que actúan en zonas hostiles al poder americano, para ataques de falsa bandera, y/o desestabilizar gobiernos inamistosos. Es además un impulsor del militarismo global y de las guerras preventivas, eufemismo que implica acciones militares defensivas americanas en cualquier punto del globo, si el gobierno estadounidense entiende que puede estar amenazado, y todo ello sin pedir autorización al Consejo de Seguridad o esperar se expida la ONU sobre la justicia de la decisión. “La muerte de 500.000 niños iraquíes era un precio que había que pagar”. -Madeleine Albright

Otro think tank predilecto de la élite americana es el del Council on Foreign Relations [CFR] – (Consejo de Relaciones Exteriores) una entidad privada muy poderosa en tanto alta influyente sobre la política exterior de los Estados Unidos. Especializado como centro de estudio y planeamiento estratégico geopolítico, emite publicaciones sobre estos temas.  Entre sus principales contribuyentes están la Fundación Rockefeller y la Fundación Ford. El monje negro en este foro es nada menos que Henry Kissinger al que se suman los directivos de los fondos de inversión BlackRock y Blackstone, conocidos en la Argentina y otros países latinoamericanos como fondos buitres.

Avancemos ahora con otro de los foros de diálogo y coordinación, se trata del Royal Institute of International Affairs de Londres (Chatam House) , como heredero de los imperios caídos, y atemorizados por la descolonización, su doctrina se basa en un gobierno mundial muy a pedido de las principales dinastías financieras. La Sociedad de las Naciones, y posteriormente las Naciones Unidas son producto de trabajos teóricos desarrollados por este centro. Son los fundadores del ya descripto Council on Foreign Relations estadounidense.

Y finalmente, una curiosidad dentro de estos centros de pensamiento; La Sociedad Fabiana. La ‘rareza’ de su inclusión es solo por su origen filosófico socialista, pero hoy es afín con los otros instrumentos de planificación y estrategia, en cuanto a que sus fines son concomitantes. Pretenden lograr un “gobierno mundial”, claro que en su versión socialista y en un modo gradual (privilegian unatransición lenta e imperceptible al socialismo). Fueron miembros de la Sociedad Fabiana prominentes políticos, economistas, sociólogos, pensadores, masones y ocultistas, y muchas ideas elaboradas por el socialismo fabiano son hoy rescatadas por el Foro Económico Mundial. Financiada -entre otros- por la “City de Londres”. Además de sus metas benefactoras para la sociedad en general, promovieron la eugenesia como forma de manipular las razas humanas, a través de la esterilización, en teoría, con el objetivo de “mejorar la especie”. Los ex primeros ministros británicos Tony Blair y Gordon Brown son impulsores del “Gobierno Mundial”.

CONCLUYENDO

Esta brevísima presentación tiene el único objetivo de despertar la conciencia de que estamos siendo permeados por cierta ideología común de dominación y deshumanización. No se trata de exaltar teorías conspiranoicas de uno u otro signo. Los poderosos no perderían el precioso tiempo en divagues o abstracciones inconducentes. Todos estos foros están operativos y en producción. Hemos visto como se despliegan estrategias muy similares – sino idénticas – en diferentes partes del globo, todo ello es evidencia de un esfuerzo mancomunado de una casta omnipresente en todos estos influyentes foros. 

Desde el neoliberalismo todo es atacar las repúblicas de estados-nación, último límite del mercado al que aún se le opone el concepto de soberanía, ya muy debilitada. La encrucijada está planteada, para nuestra propia reflexión: ciudadanos libres (de verdad) o esclavos subyugados del imperio en gestación.

Como alguien dijo alguna vez: «Nunca encontraremos las respuestas correctas si no somos capaces de formular las preguntas adecuadas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.